Kofi Annan: ‘in memoriam’

Por: José Antonio Ocampo* Agosto 19, 2018 | Las 2 Orillas

Como ciudadano del mundo, pero también como colaborador cercano que fui de él durante nueve de sus diez años al frente de la ONU, no puedo ocultar la inmensa tristeza que me embarga por el fallecimiento de Kofi Annan.

Annan fue un Secretario General excepcional. Salido de una larga carrera dentro de la Organización, que comenzó desde abajo, la conocía a la perfección, al igual que a sus organismos especializados, con cuyas cabezas se reunía dos veces al año para orientar las actividades del sistema.

Más allá de ello, era una persona excepcional. Irradiaba carisma cuando se comunicaba con la gente, de lo cual fui testigo con él en múltiples viajes. Entre tantas añoranzas de los que viví a su lado, recuerdo el día en que, en una reunión en Nairobi de los jefes del sistema de la ONU, se subió a tocar tambor con el grupo musical que nos deleitaba. Allí mostró sus raíces africanas.

El haber sido el primer Secretario General negro es obviamente parte de sus méritos.

De su periodo como secretario general, tal vez lo que más se destaca fue su compromiso con los derechos humanos, uno de los que llamaba los tres pilares de la ONU: la paz, los derechos humanos y el desarrollo.

Bajo su mandato, el fortalecimiento del sistema de derechos humanos incluyó la expedición del Estatuto de Roma, que creó la Corte Penal Internacional, para castigar el genocidio y los delitos de lesa humanidad.

Incluyó también la creación del Consejo de Derechos Humanos, de más alto nivel que la anterior Comisión que se reunía bajo el Consejo Económico y Social.

El tema del genocidio le era particularmente sensible, porque como Subsecretario General de Operaciones de Paz de la ONU tuvo que enfrentar el de Ruanda.

El hecho de que algunos países, especialmente Francia, frenaran la intervención oportuna de la ONU para evitar dicha atrocidad, lo marcó profundamente.

Recuerdo vívidamente su defensa, en la inauguración de una de las sesiones de la Asamblea General, del principio de “responsabilidad de proteger” que debe tener el sistema internacional en estos casos, y que quedó incorporado entre los que deben regir las decisiones del Consejo de Seguridad.

En materia de paz, se destaca el más que merecido Premio Nobel que recibió en 2001, durante su periodo como Secretario General.

Otro tema en este campo fue su condena a la invasión de Irak, que caracterizó como contraria al derecho internacional, como se lo escuché en otra inauguración de la Asamblea General. Fue, por supuesto, una posición que lo alejó del gobierno de los Estados Unidos de entonces y fue sucedido por una franca persecución de la ONU por parte de algunos sectores norteamericanos.

Sobre el tercer pilar, el desarrollo, el tema que yo trabajaba bajo su dirección, hubo también varios avances, aparte de su firme compromiso con los países africanos.

El de mayor trascendencia fue la Cumbre del Milenio, durante la cual se adoptó la Declaración del Milenio, uno de los textos más hermosos que ha aprobado la comunidad internacional.

Fue la base de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, concentrados en apoyar a los más pobres del mundo y otros propósitos sociales y ambientales. Hoy, han sido sucedidos por los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

La Cumbre de Monterrey sobre Financiación para el Desarrollo de 2002 fue también un momento trascendental bajo su mandato.

Esta cumbre fue una respuesta a la presión de los países en desarrollo por mecanismos para manejar mejor las crisis financieras después del desastre que se produjo en gran parte de ellos como resultado de la crisis asiática de 1997.

Fue también un momento de reconstrucción de las relaciones entre la ONU y los organismos de Bretton Woods y, en cierto sentido, el regreso de los temas económicos al seno de la ONU.

A este gran hombre, a este gran ciudadano del mundo, a este gran africano, rindo hoy el honor, el cariño que le profeso.

*Es un economista y político colombiano. Exministro de Agricultura, Hacienda y exdirector de Planeación Nacional. Exdirector Ejecutivo de la Cepal y exsecretario General Adjunto de las Naciones Unidas.

JOSÉ ANTONIO OCAMPO
Especial para EL TIEMPO

Anuncios