Más de 550 niños inmigrantes siguen separados de sus padres en EE.UU.

Washington, 10 ago (PL) Más de 550 niños inmigrantes indocumentados permanecen hoy separados de sus padres en Estados Unidos, cuando pasaron dos semanas desde la fecha límite dada por un juez federal para que el Gobierno reuniera a las familias.

La administración de Donald Trump reconoció este jueves que en total suman 559 menores con edades de cinco a 17 años los que siguen bajo custodia de las autoridades norteamericanas, de los cuales 386 corresponden a padres que fueron deportados de esta nación.

En un informe presentado en la corte federal de San Diego, California, se precisó que la Oficina de Reubicación de Refugiados ha tenido contacto con los progenitores de 299 de esos infantes en los últimos siete días, mientras que en el caso de 26 niños, el Gobierno desconoce el paradero de sus padres.

A solicitud del magistrado Dana Sabraw, quien conduce el caso de las reunificaciones familiares, el ejecutivo del republicano también dio a conocer un equipo que continuará el trabajo para regresar a los menores al lado de sus padres.

Ese grupo incluye a Robert Guardin, subdirector adjunto del Departamento de Seguridad Nacional; Jonathan White, comandante en el Departamento de Salud y Servicios Humanos; Dale Eppler, subsecretario adjunto del Departamento de Estado; y Scott G. Stewart, subprocurador general adjunto del Departamento de Justicia.

La administración Trump generó indignación nacional e internacional cuando en mayo pasado comenzó a aplicar la política de tolerancia cero, que comprende el procesamiento penal de todas las personas que crucen ilegalmente la frontera, en lugar de conducir procedimientos civiles como hasta entonces.

Tal práctica condujo a que más de dos mil 500 niños fueran separados de sus padres en tanto estos esperaban la acción legal en su contra.

Durante semanas, Trump insistió en que no podía hacer nada para frenar la política de su propia administración y llegó a culpar del tema a los demócratas del Congreso, hasta que el 20 de junio firmó una orden ejecutiva para autorizar a que las familias permanezcan juntas bajo custodia.

Sin embargo, esa medida no resolvió la situación de los infantes que ya se encontraban solos, lo cual llevó a Sabraw a dar de plazo hasta el 10 de julio para regresar junto a sus progenitores a los menores de cinco años, y hasta el 26 del mismo mes para reunificar los mayores de esa edad.

A pesar de incumplir con ambas fechas, el Gobierno resaltó ayer sus ‘esfuerzos interinstitucionales significativos’ para avanzar con las reuniones entre niños y adultos.

Por su parte, la Unión Estadounidense de Libertades Civiles, que demandó al ejecutivo en nombre de las familias separadas, anunció que contrató a cuatro organizaciones privadas para ayudar en el proceso porque las autoridades se están tomando un ‘tiempo innecesariamente largo’.

agp/mar

WWW.PRENSA-LATINA.CU

Anuncios