Trudeau deplora que EE.UU. abandonara pacto nuclear con Irán

Ottawa, 9 may (PL) El primer ministro Justin Trudeau lamentó hoy la decisión del presidente estadounidense Donald Trudeau de abandonar el pacto multilateral firmado en 2015 entre Irán y seis potencias, relacionado con el programa nuclear de la nación persa.

Respetaremos la capacidad de cada país para tomar sus decisiones sobre política exterior. Pero para el propósito de Canadá, tomamos nuestras decisiones en materia de política exterior aquí en Ottawa, no en Washington ni en ningún otro lado, declaró Trudeau en una rueda de prensa.

Lo anterior fue leído por expertos como una ligera censura a la administración Trump e Israel por su oposición al acuerdo, lo cual abona el escenario para lo que podría ser una divisiva cumbre de líderes del grupo de las siete naciones más industrializadas (G7), que tendrá lugar el 8 y 9 de junio en Charlevoix, en la provincia de Quebec.

Trudeau enfatizó que Canadá está firmemente alineado con la mayoría de los países, incluidos otros aliados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte en continuar respaldando la iniciativa conocida formalmente como Plan de Acción Integral Conjunto.

El primer ministro opinó que el tema debe aflorar entre las discusiones del cónclave del G7, lo cual expondrá seguramente las diferencias entre las posturas de Washington y la del resto de países que integran el grupo: Canadá, Reino Unido, Francia, Italia, Alemania y Japón, resaltó la televisora CBC News.

Antes, un comunicado de la ministra de Asuntos Exteriores Chrystia Freeland también criticó la medida adoptada por Trump este martes.

El anuncio provocó el rechazo generalizado de la comunidad internacional, incluyendo al secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, quien recordó que el pacto fue un logro importante en materia de no proliferación y diplomacia, luego de fuertes tensiones por la cuestión nuclear iraní.

Trump y algunos miembros de su gabinete, en particular el secretario de Estado, Mike Pompeo, reiteraron en los últimos días que perciben al Gobierno de Teherán como una amenaza a la seguridad nacional de la nación norteña y a los intereses de esta en el Medio Oriente, en consonancia con declaraciones similares expresadas por las autoridades de Israel.

pgh/lr

Anuncios