Pérez Balladares responsabilizó a Panamá de conflicto con Venezuela

Panamá, 11 abr (PL) El expresidente panameño Ernesto Pérez Balladares responsabilizó al gobierno de su país por el conflicto diplomático y económico con Venezuela, que se incrementó hoy con prohibición de operaciones de aerolíneas venezolanas.

Si existen cuestionamientos, el gobierno debió sacar del sistema financiero de Panamá a los altos funcionarios de la nación vecina, sin exponerlos en una lista de riesgo y así no llegar al enfrentamiento, dijo el exmandatario en un encuentro con empresarios locales.

El miembro del opositor Partido Revolucionario Democrático (PRD) agregó que ‘la reacción (de Venezuela) era de esperarse; es decir, tú no puedes hacer lo que hiciste a ese gobierno y esperar que se iban a quedar callados’, declaró al canal Telemetro al concluir la reunión.

Por otra parte, el gabinete ejecutivo aprobó que a partir del 25 de abril de 2018, por un período de 90 días prorrogables, la suspensión de todas las actividades de transporte aéreo, de pasajeros y carga de las líneas aéreas venezolanas que operan en el istmo, basado en la reciente ley de retorsión.

Aeropostal Alas de Venezuela, S.A., Avior Airlines, Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos, S.A. (Conviasa), Línea Aérea de Servicio Ejecutivo, Regional, Laser, Rutas Aéreas de Venezuela, S.A. (Ravsa), Santa Bárbara Airlines y Turpial Airlines, C.A., informó la Presidencia panameña son las afectadas.

Ello se suma a la sanción inicial que generó el conflicto diplomático, que se inició cuando una comisión gubernamental, publicó una ‘lista de personas provenientes de Venezuela consideradas de alto riesgo’ (de lavado de dinero y apoyo al terrorismo), que incluyó entre otras, al presidente Nicolás Maduro.

En la primera reacción, el gobierno venezolano sancionó a 46 empresas panameñas y 22 personas naturales del país, entre las que incluyó la aerolínea COPA y el gabinete en pleno, encabezado por el mandatario, Juan Carlos Varela, medida respondida con la retirada del embajador panameño en Caracas.

Al mismo tiempo, pidieron que se marchara el representante bolivariano en esta capital, lo que coincidió con la decisión de Venezuela de llamar a consultas a su embajador Jorge Durán.

Voces solidarias con el proceso revolucionario sureño acusaron de servil la actitud de su gobierno, apoyada por el Grupo de Lima, del cual forma parte, y aplaudida por el estadounidense Departamento de Estado.

La organización social Polo Ciudadano apoyó la respuesta venezolana al afirmar que ‘el lacayo Varela y su cancillería han tenido la respuesta que merecían’, en un comunicado en el cual aclaró que las medidas no son contra el pueblo panameño, sino ‘contra el gobierno corrupto e impopular (…) y los empresarios que lo sostienen’.

En un reciente encuentro con la prensa, la canciller panameña, Isabel de Saint Malo, dijo que su país se ‘siente agredido’ y descartó la iniciativa de un acercamiento con autoridades venezolanas en la próxima Cumbre de las Américas, en Lima, Perú.

mgt/orm

Anuncios