“Los asesinos de Galán fueron los que gobernaron después a Colombia”: Petro

El candidato presidencial por firmas y de la Colombia Humana, Gustavo Petro, regresó este domingo a sus actos proselitistas desde la tradicional plaza de Soacha, donde en 1989 fue asesinado el líder liberal Luis Carlos Galán. “Tenemos que ganar en primera vuelta”, dijo.

 Gustavo Petro se autodenomina como el candidato del pueblo. Su narrativa siempre está ligada a lo que llama lucha contra las mafias y se muestra como el antisistema que debería enarbolar las banderas del cambio en el poder. Y, por eso, todos sus actos políticos siempre están caracterizados por las concentraciones proselitistas, por baños de masas.

Eso es lo que acaba de reeditar este domingo desde la plaza central de Soacha (Cundinamarca), donde 8 días exactos después de consolidarse como el principal referente de la izquierda colombiana –al imponerse en la consulta interpartidista de esta tendencia– se lanzó de nuevo a las calles a hacer campaña. Fue su lanzamiento oficial como candidato, pues ahora sí su nombre va fijo en el tarjetón de la primera vuelta presidencial.

El lugar no es solo tradicional para los habitantes del municipio ubicado al sur de Bogotá, sino que tiene una alta connotación política. Fue allí, precisamente, donde el 18 de agosto de 1989 asesinaron al líder liberal y candidato presidencial Luis Carlos Galán. El crimen quedó en la memoria colectiva tras conocerse varias grabaciones en video y se acusó a agentes paraestatales de ser los responsables.

Este domingo, desde el mismo lugar, retomó sus actividades proselitistas y, rodeado de nombres significativos para la izquierda como el de las electas María José Pizarro y Aida Avella, anunció que su intención –ahora empoderado en esta orilla ideológica– es ganar en la primera vuelta presidencial.

En la plaza había una nutrida asistencia, que comenzó a concentrarse desde el medio día para escuchar al aspirante presidencial desde la tarima. Si bien llegó en carros blindados, los que usa para su protección, apenas se bajó de la caravana caminó entre la gente y saludó a varios de los asistentes.

Ya en tarima, vestido de jean, camisa blanca y una gorra con los símbolos de su campaña, realizó su vaticinio sobre lo que resta de las presidenciales antes de las votaciones del 27 de mayo. Dijo que “Germán Vargas va a recuperar sus votos e Iván Duque va a pasar al segundo lugar”, por lo que, advirtió, su intención sigue siendo “tratar de ganar en la primera vuelta”.

Petro aprovechó lo simbólico del sitio en el que retomó su campaña para volverse a comparar con el asesinado Luis Carlos Galán. La familia del líder liberal rechazó esta semana ese tipo de comparaciones, pues consideran que hay más que diferencias entre los dos, pero el candidato insistió en que hay más que similitudes.

El aspirante de la Colombia Humana reconoció que las diferencias las tiene con la familia del inmolado líder rojo, pero advirtió que las banderas de la lucha contras las mafias que enarboló y le costaron la vida son las que actualmente él agita para llegar a la Casa de Nariño.

“Los asesinos de Galán fueron los que gobernaron después a Colombia”, enfatizó Petro.

Como dato de color se registró el hecho de que cuando comenzó a llover sobre Soacha, el candidato dio un paso al frente para quedar por fuera de la carpa que lo cubría y también mojarse como los ciudadanos que lo escuchaban. “No quiero tener privilegios”, dijo.

Además, se refirió a la columna que este domingo Daniel Coronell publicó en SEMANA, en la cual revivió una antigua entrevista que le hizo el periodista al ahora candidato cuando este último militaba en la clandestinidad de la guerrilla del M-19.

“Era el sentido de la entrevista de Coronell que reproduce este domingo después de 30 años: la paz para Colombia. Era la paz lo que buscaba ese joven y clandestino Petro y lo reitera el ahora no tan joven ni clandestino Petro”, afirmó al referirse a la columna de esta revista.

Soacha también es ingratamente recordada en la opinión por los macabros casos de los falsos positivos, los cuales hacen referencia al asesinato de jóvenes por parte de militares y luego eran presentados como bajas legítimas de las Farc. Ese escándalo se presentó durante uno de los dos mandatos del expresidente Álvaro Uribe, lo que Petro recordó y lo capitalizó en clave política.

Les pidió a los asistentes a su evento de este domingo que lo apoyen para que “se pueda hacer en Soacha la gran ciudad de la juventud en Colombia en honor a esos mártires que cayeron aquí por cuenta de una política tan absurda como la de las mafias”.

Y como Uribe fustigó de nuevo a Coronell en un trino por cuenta de su columna de este domingo, advirtiendo que en un eventual gobierno de Iván Duque, su candidato, habría modificaciones en los medios de comunicación.

“El titiritero tiene un títere”, dijo Petro, quien añadió que “si la Colombia Humana es gobierno no se cerrará ni un solo canal ni medio de comunicación social”. Y advirtió que “si Iván Duque no quiere que le digan títere que responda por sí mismo si va a cerrar los canales que no son amigos de Álvaro Uribe, su padrino, y si va a cerrar la Justicia Especial para la Paz”.

Durante su intervención también les lanzó pullas a Vargas Lleras, a Marta Lucía Ramírez, a Enrique Peñalosa y a casi todos los que han advertido en distintos escenarios que su eventual llegada al poder es un riesgo para Colombia.

Petro, amante de las masas y un candidato tradicional en el sentido de darle mucha relevancia al proselitismo político en plaza pública, retomó así su campaña este domingo desde Soacha, lo que seguramente será contestado en escenarios similares por sus directos rivales en la puja por la Presidencia. La lucha por el poder ya arrancó oficialmente.

Por: www.semana.com

Anuncios