Ciudad italiana de Milán mantiene vivas esperanzas de ser sede de EMA

Roma, 1 feb (PL) La ciudad italiana de Milán mantiene hoy vivas sus aspiraciones de ser la nueva sede de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), tras las dificultades confrontadas por Amsterdam para cumplir con el mandato recibido en ese sentido.

En lo que aparenta ser un trámite con escasas posibilidades de éxito, el gobierno italiano y la alcaldía de la capital de la región de Lombardía presentaron en las últimas horas, sendos recursos ante la Corte de Justicia Europea.

El objetivo de los reclamos es lograr la anulación de la decisión adoptada por el Consejo de Asuntos Generales de la Unión Europea (UE), el cual otorgó la sede de la organización a la ciudad holandesa, tras una disputada porfía con la italiana, en noviembre último.

El fallo decretado mediante sorteo ante un empate a 13 entre ambas ciudades después de tres rondas de votación, cayó aquí como un balde agua helada, especialmente sobre los milaneses, quienes estaban listos acoger al ente regional cuya sede actual radica en Londres de donde debe salir como parte del Brexit.

El tema resurgió, a raíz de las declaraciones del director ejecutivo de la EMA, Guido Rasi, quien anunció en conferencia de prensa que el nuevo edificio no existe aún y la solución temporal sugerida por las autoridades holandesas no reúne las condiciones necesarias.

El directivo añadió que la ubicación en un lugar provisional hará más complejo el traslado y extenderá los plazos para el retorno de la EMA a sus funciones habituales, así como incrementará los costos de la operación.

Las afirmaciones de Rasi despertaron las esperanzas de los italianos y al mismo tiempo brindaron a las autoridades locales y nacionales la posibilidad de mostrar sus músculos a favor de una iniciativa apoyada por todos los sectores sociales, en medio de la campaña electoral hacia los comicios legislativos del próximo 4 de marzo.

El primero en pronunciarse fue el alcalde de Milán, Giuseppe Sala, exponente del gobernante Partido Democrático, quien solicitó al primer ministro, Paolo Gentiloni, la intervención del ejecutivo ante las autoridades europeas, aunque reconoció que eran pocas las posibilidades de éxito.

Sala fue apoyado por la presidente de la Cámara de Diputados y miembro de la agrupación Libres e Iguales, Laura Boldrini; la ministra de Salud, Beatrice Lorenzin; el presidente del gobierno de la Lombardía, Roberto Maroni, integrante de la Liga; el titular de Economía y Finanzas, Pier Carlo Padoan; y el propio Gentiloni.

Debemos intentarlo -expresó en declaraciones a un programa televisivo el jefe de gobierno- quien confirmó se pediría la valoración de la Corte de Justicia y del Parlamento Europeo, aunque advirtió que si bien la partida no estaba del todo cerrada, no será fácil reabrirla ‘porque se han seguido procedimientos’.

Por su parte, el ministro holandés de Salud, Bruno Bruins, señaló según ANSA, que la elección de Amsterdam se hizo ‘de forma justa y honesta, basada en un procedimiento concordado por todos los Estados miembros (de la UE)’ y añadió que la ubicación en un edificio transitorio ‘fue siempre parte de nuestra oferta’.

agp/fgg/cvl

Anuncios