Transporte público eficiente, con metro subterráneo y fin del pico y placa

ROMÁN VEGA 

Para la Transformación y la Paz de Colombia, me comprometo a trabajar en el Congreso de la República para desarrollar:

Un Sistema Integral de Transporte Público, administrado por el Estado, Masivo, Moderno y No Contaminante, de carácter multimodal, y basado en el metro subterráneo (1).

Transporte Público con energía y tecnologías limpias, con enfoque de género y condición de discapacidad.

Con tarifas accesibles y diferenciales por condición socioeconómica y sociodemográfica.

Sin sistema de pico y placa (2).

Román Rafael Vega Romero : Es candidato a la Cámara por Bogotá en la lista de la Decencia con el número 105. Fue Secretario de Salud de Bogotá, es médico de la Universidad Nacional, con magister en Administración de Salud y seguridad Social, y Doctorado en Administración y Políticas de Salud. Fue profesor asociado de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la U. Javeriana.

Notas:
1) Hace 2 meses un estudio elaborado por la firma Deloitte, que fue contratado por el BID en convenio con Planeación Nacional, señaló que construir un metro elevado en Bogotá es más costoso que uno subterráneo.

De acuerdo con el informe, cada kilómetro de Metro elevado cuesta $34.000 millones más que el del subterráneo.

El estudio también señaló que los costos de operación del metro elevado serían superiores a los del subterráneo.

Ya en mayo de 2017 Mientras el acalde Peñalosa anunciaba con bombos y platillos el inicio de las pruebas de geotecnia en la Avenida Caracas para el Metro elevado, el proyecto fué debatido en el Concejo de Bogotá.

El Polo Democrático criticó el cambio de un subterráneo por uno elevado, revelando una serie de estudios que demuestraban que el metro, como lo planea Peñalosa, no es tan económico como él dijo durante su campaña.

El concejal Manuel Sarmiento, destacó que el proyecto de movilidad del Distrito deja en claro las intenciones de Peñalosa: que la ciudad continúe dependiendo de una red de buses articulados y no de un sistema de metro con varias líneas.

“En los últimos años existe un consenso de expertos que dicen que hay que cambiar la red de buses por una de metro. Todos los estudios conceptuales decían que Bogotá debía tener varias líneas de metro y hoy, por cuenta de Peñalosa, solo está en marcha una. El alcalde pretende que la ciudad se siga moviendo en Transmilenio, y en estos cuatro años quiere dejar contratados más de 28 billones para construir 12 nuevos carriles”, manifestó.

“Poner un metro elevado en la Caracas será caótico, no solo cuando inicie su funcionamiento, sino también en su fase de construcción. ¿Dónde van a meter los buses de Transmilenio y carros particulares que a diario circulan por esta vía? En 10 años, en el mundo entero, no se ha construido un metro elevado en el centro de una ciudad”.

Y afirmó que el único argumento que tenía el alcalde para defender el metro elevado eran los costos de su construcción, lo cual, como señalan los estudios, es una gran mentira.

Según el profesor Jorge Puerto, del Departamento de Ingeniería Civil de la Universidad Nacional de Colombia, quien participó en el estudio del trazado del IDU, la construcción del sistema para la ciudad y el que más ventajas traería a su desarrollo, tanto arquitectónico como urbanístico, es el subterráneo.

“El subterráneo no altera la arquitectura de la ciudad y no se comprarían predios. De otro lado, dadas las características del suelo bogotano en donde buena parte está constituido por arcillas, estas amplifican mucho las ondas sísmicas, y en un sismo se afectarían más las estructuras elevadas que las subterráneas. Se debe hacer por debajo de las vías existentes, para que la vibración no se manifieste en agrietamiento de edificaciones. Sin embargo, es indudable que habrá tramos que deban construirse por debajo de edificaciones, pero en este caso se pueden tomar medidas especiales para controlar la vibración”, aseguró.

Además, anota que los suelos blandos de Bogotá no son obstáculo para la construcción subterránea del metro, porque existen avances importantes en construcciones de esta naturaleza. Recuerda que en Londres y México, con suelos similares, las líneas del metro son en su mayoría subterráneas.

Para la construcción de un metro subterráneo, el también profesor Alvaro González sostuvo que ya hay equipos especializados para hacer túneles en suelos blandos y no son indispensables excavaciones a cielo abierto.

“El acueducto hizo recientemente con este método, subterráneo totalmente, un colector de alcantarillado de 1.60 m de diámetro desde la Autopista Norte hasta la Planta de El Salitre en el Río Bogotá, con una longitud de 10.4km, sin ningún problema y actualmente se está haciendo otro colector en Fontibón”.

Aunque los túneles del metro serían de mayor diámetro, 3,50 a 4 m, con dos líneas, ya existe la tecnología para construirlos. La dificultad serían las estaciones, de mayor tamaño, que habría que hacerlas con tecnología diferente.

2- El Pico y placa es una medida de restricción vehicular implementada inicialmente en la ciudad de Bogotá durante la primera funesta alcaldía de Peñalosa, durante el año 1998.

Cabe preguntarse ¿para qué ha servido el Pico y Placa?

Después de más de quince años con la medida, el trancón en Bogotá cada año aumenta más, y la preocupación sobre el futuro de la movilidad en la ciudad oscurece, porque cada día se venden más y más automóviles particulares que entran a circular en las mismas vias.

El pico y placa prohíbe la circulación diaria de aproximadamente 40% de carros particulares cada día.

Pero las familias adineradas, de clase media y clase alta se siguen movilizando igualmente en automóvil porque optaron por tener 2, ó más carros, ya que el transporte público no es eficiente, y esto también aumentó la venta de motocicletas.

En los últimos años en Bogotá se han construido muy pocos kilómetros de vías, y en cambio Transmilenio y algunas ciclovías han disminuido las vías para los automóviles particulares.

Hay que preguntarse: ¿Si hoy en día, con el trancón actual, la población con carro lo prefiere usar, será por qué le gusta aguantarse el trancón?

No hay duda, el pésimo servicio de Transmilenio incentivó el uso de motos y carros particulares, y el pico y placa resultó inútil para mejorar la movilidad.

Fuentes:
http://caracol.com.co/emisora/2017/11/01/bogota/1509557699_889968.html
http://historico.unperiodico.unal.edu.co/ediciones/107/19.html
https://www.elespectador.com/noticias/bogota/metro-subterraneo-o-elevado-el-concejo-de-bogota-vuelve-abrir-el-debate-articulo-694319
https://es.wikipedia.org/wiki/Pico_y_placa#Oposici%C3%B3n_y_apoyo_a_la_medida
http://lasillavacia.com/elblogueo/blogoeconomia/6090/pico-y-placa-para-que

 

 

Anuncios