Congreso de EE.UU. anda contra reloj para evitar cierre del Gobierno

Washington, 16 ene (PL) El Congreso estadounidense cuenta desde hoy con apenas tres días para conciliar y aprobar una propuesta que evite la paralización del Gobierno por falta de financiamiento, a partir de la medianoche del viernes.

Ante la falta de acuerdo, ambas cámaras del órgano legislativo adoptaron en diciembre un proyecto de gastos temporal, a fin de evitar el cierre de las entidades federales.

Pero el mismo expirará el próximo día 19, razón por la cual habrá que ajustar otra partida presupuestaria para lo que resta del año fiscal, que se extenderá hasta el 30 de septiembre.

Los líderes republicanos, con mayoría en ambos hemiciclos, dijeron que esperan al menos dar luz verde a otra extensión financiera a corto plazo, conocida como resolución continua (RC), que sería la cuarta desde septiembre pasado.

Pero disponer de los votos para otra iniciativa de este tipo será difícil, dada la negativa de republicanos y demócratas de apoyarlo sin condiciones, comentó la víspera el diario digital The Hill.

Los llamados halcones del sector de la Defensa se resisten a avalar otra CR que no contenga un acuerdo presupuestario a largo plazo para el Pentágono. Antes de las vacaciones de fin de año, muchos legisladores de este grupo se negaron inicialmente a votar por el proyecto de ley de financiación a corto plazo.

Asimismo, los legisladores de estados devastados por recientes desastres naturales presionan para obtener la ayuda federal que fue obviada en el acuerdo de diciembre.

Por su parte, los demócratas no piensan respaldar ninguna iniciativa para mantener abierto el gobierno sin un acuerdo que garantice amparo a los jóvenes inmigrantes traídos ilegalmente a los Estados Unidos cuando eran niños, conocidos como dreamers o soñadores.

Cerca de 800 mil jóvenes inmigrantes corren el riesgo de ser deportados luego que el presidente Donald Trump anunció el 5 de septiembre el fin del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA), el cual les concede protección.

Además, la iniciativa aprobada en 2012 permite a quienes arribaron sin documentos a Estados Unidos cuando eran menores permanecer en su territorio, y obtener permisos de trabajo, renovables cada dos años, si cumplen diferentes requisitos.

Trump concedió al Congreso un plazo de seis meses para ocuparse del tema hasta el próximo 5 de marzo, pero no describió cómo desea que se haga y dejó las determinaciones en manos de senadores y representantes.

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, confió en que será posible contar con un proyecto legislativo para el viernes y adujo que se han efectuado ‘progresos’ en un acuerdo presupuestario bipartidista.

No obstante, insistió en que pese a las demandas demócratas, el acuerdo de inmigración se mantendrá separado del proyecto de gastos del gobierno, aunque enfatizó en que personalmente también quiere ver una solución para el DACA.

agp/lr/cvl

Anuncios