EE.UU. crea nuevos grupos extremistas en Siria, denuncia Rusia

Moscú, 16 dic (PL) Estados Unidos crea nuevas formaciones extremistas sobre la base del derrotado movimiento terrorista Estado Islámico (EI) en campos de refugiados, denunció hoy el Centro ruso de Reconciliación para Siria.

Asesores del Pentágono trabajan en campos de refugiados ubicados en la provincia de El Hasek, una zona bajo control de tropas norteamericanas, para crear el llamado Nuevo Ejército de Siria, indicó el referido centro.

Refugiados que regresaron a sus viviendas narraron como los militares estadounidenses declararon que después de concluir el curso de preparación de los nuevos miembros de grupos armados, estos serán desplegados en el sur sirio para luchar contra tropas del Gobierno.

Pese a los anuncios de la coalición occidental sobre su combate contra e terrorismo, en realidad esa fuerza colabora con los remanentes del EI en Siria, como ocurre con un campo de refugiados a 20 kilómetros al noroeste de la ciudad de Jisr-Esh-Shaddadi, en El-Hasek.

La alianza occidental utilizar esa instalación desde hace más de medio año para preparar allí a nuevos grupos de extremistas. De un total de 750, al menos 400 son exintegrantes del EI, subraya un comunicado del referido centro, creado en enero de 2016.

En su momento, el Estado Mayor ruso denunció con materiales gráficos, como las fuerzas aliadas, dirigidas por Washington, permitieron la retirada organizada de columnas armadas del EI para abandonar la ciudad siria de Raqqa, considerada el centro de esa agrupación terrorista.

La aviación aliada dejó en ruinas a Raqqa, de donde debió salir casi la totalidad de la población, sin embargo, presentaron su recuperación como una gran victoria sobre el EI.

Con el anuncio hecho el pasado lunes por el presidente Vladimir Putin, sobre la derrota de las fuerzas principales del citado grupo terrorista en Siria, y la retirada de gran parte del contingente ruso de ese país, Estados Unidos busca nuevos pretextos para permanecer allí.

El Pentágono desconoció la derrota del EI, mientras el presidente Donald Trump, extrañamente, se adjudicó la victoria sobre esa formación.

Medios de prensa locales consideran que, con la creación del Nuevo Ejército Sirio, Washington busca mantener latente el conflicto con el propósito de cumplir su objetivo inicial, es decir, derrocar al gobierno del presidente sirio Bashar Al Assad.

Estados Unidos, cuya presencia en Siria carece del visto bueno de su gobierno o del respaldo de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, desplegó una decena de bases militares de forma unilateral en el país levantino.

Rusia, por su lado, fue llamada por Damasco a ayudar con su fuerza aérea para combatir a formaciones terroristas y firmó un acuerdo con la nación levantina para instalar una base aérea en Jmeimim y otra naval en el puerto de Tartus.

tgj/to/cvl

 

Anuncios