Correa denuncia irregularidades en caso de vicepresidente ecuatoriano

Por Nubia Piqueras Grosso

Panamá, 14 dic (PL) El expresidente de Ecuador Rafael Correa calificó hoy aquí de vulgar y cruel persecución política la condena a seis años de cárcel impuesta al vicepresidente de su país, Jorge Glas, por el delito de asociación ilícita.

En declaraciones a la prensa, Correa dijo que el mundo debe reaccionar ante esta aberración jurídica porque es inocente, en tanto no existe ninguna prueba que lo impute, y para aumentarle la pena utilizaron un código penal viejo, el cual ya no está vigente.

Explicó que con el actual, le podían conmutar o suspender la pena, que oscila entre tres y cinco años, y después regresar a la vicepresidencia.

Precisó que el delito del cual se le acusa, ni siquiera llevaba prisión preventiva, pero ordenaron esta medida ilegal y abusiva para declarar abandono de la vicepresidencia.

‘Todo es persecución política para apoderarse ilegítima y antidemocráticamente de la vicepresidencia de la República’, apuntó.

Ante la posibilidad de que él también sea juzgado, Correa afirmó que todos podemos ser víctimas de estas injusticias, pues ‘están creando todas las condiciones para desarrollar la judicialización de la política, la nueva forma de perseguir a los líderes progresistas de América Latina’.

Para ello están haciendo una consulta popular, en la que prácticamente se apoderan de todas las funciones del Estado, entre ellas ‘las autoridades de control para que nos persigan, situación que calificó de anticonstitucional’, aseguró el exmandatario.

Afirmó que actualmente en Ecuador hay una grave alteración del orden democrático, por lo tanto se está atentado contra la carta democrática de la Organización de Estados Americanos.

Sobre la situación que viven otros líderes de la región como Cristina Fernández, Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff aseveró que es una estrategia regional, la cual busca destruir la reputación de las personas y hacerles perder apoyo popular, a través del bombardeo mediático.

‘América Latina debe sentarse a conversar sobre la judialización de la política en los diferentes foros, porque estas cosas no pueden permitirse’, sentenció Correa, quien calificó de golpe de Estado lo ocurrido en Brasil con Rousseff.

El expresidente ecuatoriano se encuentra en Panamá desde el martes como parte de un viaje personal y aprovechó la ocasión para denunciar lo que está pasando en su país y reencontrase con algunos presidentes de la región, presentes en la Cumbre de jefes de Estado y Gobierno del Sistema de la Integración Centroamericana, que sesiona aquí.

ocs/npg

Anuncios