Poesía pura

Las imágenes de guatemaltecos  manifestando frente al Congreso de la República el viernes por la noche y exigiendo la renuncia de los diputados traidores, se deslizaban por los aires como versos de un poema de amor en velada de luna.  Aquello fue un  abstracto de una Guatemala  de ensueño, lejana, irreal, inalcanzable que entre la podredumbre lucha por reverdecer. Tan hermosos los versos de aquel poema  que fue  como ver la tapisca  del maicillo  en cerro árido a finales de octubre. 
Ver a personas de todas las edades  y escucharlas cantar en  una fiesta cívica,  verlas mantenerse en pie, escucharlas denunciar, sin capuchas, sin pañuelos, con sus rostros visibles, con sus voces claras y fuertes, con la dignidad de los que no olvidan. Y no moverse a pesar de la violencia de los antimotines. De la violencia de un gobierno que los irrespeta todos los días.
Los niños, como retoños de flores de las 10, embelleciendo la manifestación con su frescura. Los adultos mayores, como el añejo rojizo de un atardecer color flor de fuego visto desde los techos de lámina de Ciudad Peronia.
La juventud, como las flores de chipilín en aguacero de agosto, eternamente bella. Aquello fue un poema de amor que se transformaba en montañas, aldeas, arrabales, en mártires  salidos de la historia del tiempo  que se acercaban emocionados a unirse a la manifestación, por una Guatemala soberana, victoriosos sobre la desmemoria.
Las manifestaciones del 15 de septiembre  que se dieron en todo el país, ojalá sean  la lumbre que encienda a los guatemaltecos en patrio ardimiento. En una hoguera de dignidad  que con la fuerza de la Memoria Histórica se convierta en Revolución. Las utopías son realizables si convertimos el pensamiento en acción.

 

​Blog de la autora: https://cronicasdeunainquilina.com
Ilka Oliva Corado. @ilkaolivacorado
contacto@cronicasdeunainquilina.com
18 de septiembre de 2017, Estados Unidos.
Anuncios