Colombia: Ex presidente Álvaro Uribe Vélez y los escándalos de las chuzadas telefónicas

Por Tony López R. (*)

La noche del 12 de septiembre de 2017 la Corte Suprema de Justicia sentenció a 7 años de prisión a Jorge Nogueras, ex Director del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), cargo ejercido durante la presidencia de Álvaro Uribe Vélez, por el delito de intervenir ilegalmente los teléfonos de políticos opositores, algunos magistrados de las Cortes de Justicia, dirigentes de Organizaciones de Derechos Humanos, entre ellos Piedad Córdoba, Yesid Ramírez, Gustavo Petro, pero como objetivo número 1 se destacó la persecución del actual congresista del Polo Democrático, el abogado Alirio Uribe Muñoz.

La Corte Suprema decidió, además de condenar a Nogueras, enviar al Congreso de la Nación la documentación probatoria para que se inicie un juicio en la Comisión de Acusaciones, al actual senador y ex presidente Álvaro Uribe Vélez, por el mismo acto por el que fue condenado Nogueras.

Uribe Vélez, enterado de dicho fallo, respondió por la vía de su Twitter y acusó al parlamentario Alirio Uribe Muñoz de ser un defensor de las FARC-EP, al conocer las declaraciones de éste y ser uno de los que ha denunciado que el ex presidente Uribe convirtió, durante su mandato, al DAS en una entidad criminal penetrada por el paramilitarismo y ejecutar graves acciones criminales.

Hay una vieja teoría que dice “que la mejor defensa es el ataque” y en Colombia, donde las campañas de prensa contra la insurgencia tienen intoxicada a esta sociedad, la mejor defensa del ex presidente es acusar o señalar a sus adversarios de ser colaboradores de la guerrilla, es la forma maniquea de Uribe Vélez de tratar de desviar la atención y llevar el tema a que en su contra hay una persecución política.

Debe saberse que el ex presidente Uribe Vélez tiene varias acusaciones muy graves, presentadas ante la Corte Penal Internacional (CPI), entre ellas las de los llamados “falsos positivos”, un hecho sin precedente donde más de 3,000 jóvenes inocentes fueron asesinados, acusados de ser guerrilleros.

O la orden de violar el territorio ecuatoriano y bombardear un campamento del conocido comandante Raúl Reyes, donde murieron cerca de 25 personas incluyendo varios estudiantes extranjeros, pues luego se conoció que ese lugar era donde Reyes, a cargo de las relaciones internacionales, recibía visitas de políticos latinoamericanos, estudiantes, académicos e incluso diplomáticos europeos, con las cuales esta organización mantenía relaciones políticas. Un acto de guerra contra un país vecino, atacado con alevosía, poniendo en peligro la seguridad regional, al desarrollar esta acción sin informar a su vecino y, más grave, mentirle al presidente Rafael Correa como fue público y notorio.

El ex presidente Uribe Vélez tiene 200 denuncias en la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes, por las interceptaciones ilegales y esta Comisión hasta ahora no ha procedido a llamar al acusado, por lo que resulta muy sospechosa la actuación de dicha instancia, pero con este fallo de la Corte Suprema de Justicia, con las copias de las actas que prueban la comisión del delito de Jorge Nogueras, por lo cual fue condenado, le será muy difícil a la Comisión de Acusaciones no actuar con transparencia.

Eso es lo que espera el pueblo colombiano, que su dirigencia política, judicial y parlamentaria actúen con honradez y valentía, como lo ha hecho la Corte Suprema de Justicia.

(*) Periodista, politólogo y analista internacional.

 

Anuncios