Nieto de Allende critica actitud de Chile ante Venezuela

El nieto del expresidente chileno, Salvador Allende, Pablo Sepúlveda, fustigó la falta de moral y ética del Senado chileno que condenó la supuesta ruptura del orden constitucional en Venezuela.

El nieto del expresidente chileno Salvador Allende, Pablo Sepúlveda Allende, criticó este jueves las declaraciones del Senado chileno que condenó la supuesta ruptura del orden constitucional en Venezuela.

“¿Con qué moral y ética se atreven a condenar un proceso constituyente cuya iniciativa y alcance de poderes está claramente previsto en los artículos 347, 348 y 349 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela?”, cuestionó Sepúlveda en un artículo publicado en el medio chileno Clarín.

El experto calificó como una “insolencia” y una “injerencia” el desconocimiento de la instalada Asamblea Nacional Constituyente (ANC) venezolana y recordó que en las elecciones del 30 de julio participó el 42 por ciento del padrón electoral y se alcanzaron los ocho millones de votos “lo cual otorga legitimidad absoluta a la ANC”.

Agregó que la Constitución chilena no contempla una Constituyente para redactar una nueva Constitución y no recoge el Poder Originario del Pueblo. La Constitución chilena “protege la propiedad privada de unos pocos. Los derechos sociales están pavorosamente desprotegidos y todos son mercantilizables. Los espacios de participación son mínimos y meramente formales, entonces ¿con qué autoridad moral llaman dictadura a Venezuela?”, señaló Sepúlveda.

El nieto del líder socialista chileno preció que no existe una violación de los derechos humanos en Venezuela y los casos puntuales ocurridos en medio de las violentas manifestaciones de la oposición venezolana “están siendo investigados”.

Con respecto a la declaración del Senado chileno, Sepúlveda advirtió: “Inmunidad no es lo mismo que impunidad, varios diputados venezolanos hicieron llamados públicos a la ingobernabilidad y la sedición del Gobierno electo democráticamente, sin embargo varios de esos funcionarios incitaron abiertamente al odio, llamaron y conspiraron para una insurrección. Llegaron a quemar vivos a seres humanos, esos hechos no deben quedar impunes y los responsables políticos deben ser juzgados”.

El experto culminó con una reflexión sobre los peligros de las conspiraciones y la sedición y cómo estas pueden desembocar en el terrorismo de Estado para someter al pueblo y derrocar Gobiernos populares como ocurrió con el expresidente Salvador Allende.

Anuncios