Otro libro, otra ventana

Por Carolina Vásquez Araya

Un libro puede abrirte el universo y darte una plataforma para elevar el vuelo.

Cada vez que abro un nuevo libro siento esa emoción tan particular que precede a lo desconocido. Conozco la sensación desde niña, cuando tomaba un volumen de la colección Zigzag y me iba a refugiar bajo el hueco de la escalera para leer sin que nadie me estorbara. Ahí desfilaban los grandes maestros de las letras y aunque yo no entendía las complejas divagaciones de esos increíbles escritores rusos, alemanes, latinoamericanos o de lugares remotos que ya no recuerdo, caía bajo el influjo inevitable de ese desfile de seres imaginarios en escenarios fantásticos.

Libros, muchos libros han enmarcado mis espacios desde entonces. Están en todos lados como un acompañante indispensable siempre dispuesto a abrir sus páginas para retomar su vida y compartirla conmigo. Por eso comprendo los esfuerzos de los editores guatemaltecos por afianzar desde hace ya 17 años uno de las pocos escenarios de convergencia para quienes escriben, producen, leen y creen en la literatura como fuente de saber, de crecimiento y desarrollo para las sociedades. La Feria Internacional del Libro en Guatemala es un sitio de encuentro fundamental y merece todo el apoyo de la ciudadanía porque solo una sociedad informada, educada y abierta al saber, es capaz de transcender y evolucionar.

Filgua ha dedicado sus programas de actividades a toda clase de público. Sin embargo, ha cargado su acento en la niñez guatemalteca, uno de los sectores más abandonados no solo en cuanto al goce de sus derechos, al acceso a la educación y a una niñez protegida, sino también a la diversión sana y constructiva. Cada año, esta Feria brinda amplios espacios para intercambio con escritores de distintos países del mundo y una agenda diversa gracias a la cual es posible tener acceso a un mundo literario rico en novedades y pródigo en ofertas.

En su presentación, los organizadores afirman que “desde su origen, Filgua ha sido un espacio en el que se combinan la exhibición y venta de libros con un extenso y amplio programa de actividades culturales dedicadas al esparcimiento, la educación, la capacitación continua de profesionales del mundo del libro y la promoción de la lectura.” Y así ha sido. Por los salones de la feria desfilan la curiosidad, el interés y el saber en proporciones iguales. Y al final, cuando cierra sus puertas y se despide hasta el año próximo, queda el eco de muchas voces y la satisfacción de la labor cumplida.

Guatemala necesita desesperadamente afianzar estas actividades cuyo objetivo es echar raíces culturales en una sociedad carente de espacios propicios para ello.

Filgua es una oportunidad para crecer y divertirse en familia. El jueves 13 de julio abrirá sus puertas y durante 10 días la población tendrá este refugio de amistad y convivencia para todas las edades. Esta Feria es organizada por la Gremial de Editores y la Asociación Gremial de Editores de Guatemala, más un aporte financiero del Estado por medio del ministerio de Cultura y Deportes. El trabajo y esfuerzo de estas organizaciones ha mostrado cada año mejores resultados y un creciente interés de la población por aprovechar su oferta cultural. Esto se ha traducido en mayores demandas de espacios para exhibición y venta de libros con ofertas cada vez más tentadoras para el público. Entre las novedades para esta edición 2017 de Filgua, habrá eventos de homenaje a Miguel Ángel Asturias, por el cincuentenario de su Premio Nóbel y otras muchas actividades cuyo centro esencial es la promoción de la lectura y del intercambio productivo de experiencias entre los principales protagonistas de la ocasión: los autores y sus lectores. Filgua te espera.

ROMPETEXTO: Cada vez que tomas un libro y comienzas a leer, una ventana se abre para poner a volar tu imaginación.

Blog de la autora: http://www.carolinavasquezaraya.com

@carvasar

Fallece veterano internacionalista cubano Fernando Ravelo

Por Alfredo García. Diario Por Esto|México.

 El pasado 25 de junio falleció en La Habana el veterano internacionalista cubano Fernando Ravelo Renedo.

Incorporado a la lucha contra la dictadura batistiana desde las filas estudiantiles en Santiago de Cuba, formó parte de un grupo de acción y sabotaje del Movimiento 26 de Julio (M-26-7) y del frente guerrillero comandado entonces por el actual presidente Raúl Castro.

Tras el triunfo revolucionario, el 1º de enero de 1959, fue ascendido a capitán del Ejército Rebelde y nombrado segundo jefe de la Asociación de Jóvenes Rebeldes (AJR), fundada por el comandante Ernesto Che Guevara.

Durante la crisis de los misiles, en octubre de 1962, prestó servicios en una unidad antiaérea en la provincia de Pinar del Río. A principios de 1963 integró el Departamento M del ministerio del Interior (MinInt), bajo el mando del comandante Manuel Piñeiro Losada, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (CC del PCC), para atender las relaciones políticas con partidos comunistas y organizaciones revolucionarias de Centro y Sudamérica.

Cuando a mediados de 1970 se produjo un devastador terremoto en Perú, a pesar de no existir relaciones diplomáticas, Ravelo fue designado responsable de una brigada médica y un contingente de constructores enviados por Cuba en solidaridad con el país andino, permaneciendo varios meses a cargo de las relaciones políticas con las autoridades peruanas.

A finales de 1971 regresó a Cuba para formar parte de la Dirección Nacional de Liberación Nacional (DGLN), y en 1973 integró la delegación presidida por el miembro del CC del PCC Emilio Aragonés, a la toma de posesión del presidente electo argentino, Héctor Cámpora. Aragonés fue nombrado embajador de Cuba en Argentina y Ravelo, consejero político como representante de la DGLN.

En 1974, la dirección del PCC jerarquizó el trabajo político de la DGLN, con la fundación del Departamento de América del CC del PCC. Todo el equipo del trabajo político de la DGLN fue dado de baja honrosa del MinInt pasando al Departamento de América, al frente del cual fue designado el comandante Piñeiro.

A su regreso de Argentina en 1975, Ravelo fue nombrado embajador de Cuba en Colombia. Durante su gestión diplomática en Bogotá, se destacó por la exitosa mediación entre un comando del M-19, el gobierno colombiano y embajadas extranjeras. El comando revolucionario había ocupado la embajada dominicana, reteniendo como rehenes a un grupo de diplomáticos extranjeros. Con el visto bueno de todas las partes, el comando revolucionario y los diplomáticos viajaron a Cuba, solucionando la crisis de forma incruenta.

De regreso a Cuba en 1981, se incorporó al Departamento de América como vicejefe, atendiendo las relaciones políticas con México y Centroamérica, durante la compleja etapa del triunfo de la revolución sandinista y el incremento de la lucha revolucionaria del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) de El Salvador y la Unidad Revolucionaria Nacional de Guatemala (URNG).

A finales de 1988, el ex líder estudiantil fue nombrado embajador de Cuba en Nicaragua, desarrollando un intenso trabajo solidario en función de la unidad entre las fuerzas revolucionarias centroamericanas, cargo que ocupó hasta 1992.

“Ese año tomé la decisión de jubilarme de las tareas vinculadas a la política exterior del país. Mi decisión coincidió con la salida de Manuel Piñeiro de la jefatura del Departamento de América”, escribió Ravelo.

Antonio López, veterano internacionalista que trabajó varios años subordinado a Ravelo, lo evoca de la siguiente manera: “Recuerdo su forma de conducir el trabajo nunca impositivo, siempre buscando lo mejor de su subordinado, tenía mucho rigor al explicar sus orientaciones y paciencia al escuchar cualquier opinión o criterio con un alto grado de humildad, ya fuera a favor o en contra del tema que se discutía o de la orientación que daba, Era un hombre con gran valentía política y ejemplaridad a toda prueba, de ilimitada lealtad a Fidel, convencido de sus ideas y de la justeza de la solidaridad internacionalista de la Revolución cubana por la que puso muchas veces en riesgo su vida”.

Ravelo, quien dedicó su vida a la Revolución Cubana y la construcción del socialismo, con su altruista vocación internacionalista, representa un ejemplo para la juventud cubana a cuya abnegación generacional deben hoy la paz y su prometedor futuro.

En Magangué harán homenaje póstumo a José Ramírez Vergara, líder popular asesinado hace 25 años. Julio 6 y 7

Por: Hernán Durango.

Durante los días 6  y 7 de Julio de 2017  han programado una jornada en homenaje y reconocimiento al dirigente agrario y popular magangueleño, fundador del Sindicato de Pequeños Agricultores de Bolívar – SIMPABOL-, José Ramírez Vergara, vilmente asesinado por esbirros del régimen anti democrático colombiano en el marco de sus políticas de genocidio y terror contra el naciente partido unión Patriótica UP.

La jornada será presidida por la presidenta del partido UP, Aída Avella Esquivel y  respaldada por la Pastoral Social de la Diócesis de Magangué, Colectivo Ciurepaz, Colectivo León Zuleta, entre otros organismos e instituciones. El programa incluye una rueda de prensa y  foro abierto en el  Centro de Alto Rendimiento .Coliseo Cubierto, el jueves 6 de julio a partir de la 2:00 de la tarde donde también estarán invitados especiales de otras fuerzas políticas y sociales del departamento para analizar el momento actual del país de implementación del Acuerdo de Paz y la necesaria concreción de políticas para el desarrollo del centro y sur de Bolívar. A las 7 de la noche está convocada una cena especial con Aída Avella en apoyo a las luchas por la paz y el progreso del país.

El día viernes 7 de julio habrá una homilía pública en el corregimiento Henequén a las 9 :00 de la mañana y se descubrirá una placa en el sitio donde fue asesinado el dirigente agrario, campesino y popular de la UP para recodarlo por siempre. “A los 25 años de su sacrificio José Ramírez,  es un ejemplo que nunca olvidaremos”, indica el periodista Libardo Muñoz en una nota de prensa.

El crimen ocurrió el 7 de julio de 1992 en el corregimiento Henequén, a cinco minutos del casco urbano, precisamente pocas horas antes del atentado criminal cometido por dos elementos paramilitares al servicio del gamonalismo y la reacción en la región ribereña del Río Magdalena, se había entrevistado con el concejal de la UP en Magangué, departamento de Bolívar, José Padauí, para comentarle su preocupación por el deterioro social de la región y la inseguridad que se percibía en el ambiente.

El concejal Padauí y el líder campesino que siempre fue José Ramírez Vergara, pieza clave de su campaña, no se verían más.

Señala en su artículo para la prensa divulgado por  el periodista Libardo Muñoz que alrededor del mediodía del 7 de julio de 1992 Ramírez se despidió del Concejal Padauí, hoy sobreviviente de la UP en Cartagena,  con su eterna expresión humana y alegre y de otros amigos que encontró al tomar la calle, donde estaba su moto. Iba para Henequén, el corregimiento de Magangué, donde nació y aprendió con el ejemplo paterno, los primeros secretos del cultivo de la tierra.

“Los asesinos, dos paramilitares, lo siguieron también en motos distintas. En el camino José Ramírez aceleró la marcha, pero fue alcanzado y acribillado a tiros cuando estaba cerca de la finca de su familia, donde con toda seguridad hubiera encontrado la manera de defenderse”.

“Un oficial, Manuel María Nieto, comandante en ese momento del Batallón Nariño, se apresuró a dar el informe, en términos castrenses, con la parquedad ya conocida de los mandos militares de Colombia, que un “subversivo había sido dado de baja”, refiriéndose a José Ramírez Vergara, un luchador desde sus días de estudiante de secundaria en Cartagena, donde en las décadas del 70 y los 80, al lado del dirigente Alexis Mastrascusa, reivindica la vivienda popular bajo la orientación del Partido Comunista Colombiano, era la irrupción de la Unión Patriótica en la capital y en la región rural de Bolívar”.

La UP destina a José Ramírez Vergara a la organización campesina en San Pablo y en Magangué, crea la seccional de SINPABOL, que encabeza la movilización por la recuperación de tierras robadas a los más humildes por terratenientes que comenzaron a señalarlo con odio, hasta quitarle la vida en el camino de Henequén, por donde había transcurrido su niñez y crecido su empeño por una sociedad más justa.

El asesinato de José Ramírez Vergara produjo una verdadera conmoción, no sólo en su familia, sino en todos los niveles populares, agrarios, de trabajadores y líderes comunitarios de Magangué y de pueblos del sur, entre quienes se ganó el respeto por su sentido de la lealtad y el sacrificio.

Unidad, alegría y paz en fiesta por los 60 años del Sindicato de Trabajadores Agrícolas de Sumapaz – Sintrapaz-

Por: Hernán Durango | Bogotá.

Con éxito total y masiva concurrencia se llevaron a cabo las fiestas conmemorativas de los 60 años de luchas del Sindicato de Trabajadores Agrícolas de Sumapaz – Sintrapaz- el sábado 1  de Julio de 2017 en el corregimiento San Juan de la localidad 20  Sumapaz del Distrito Capital.

Muchas delegaciones provenientes del distrito Capital y de municipios la región central del país disfrutaron la programación de la fiesta con presencia de líderes nacionales y distritales de fuerzas políticas y sociales. En la mesa principal estuvieron e intervinieron con saludos la Dra. Aída Avella, presidenta de la UP; Julián  Conrado, cantante de la paz y dirigente de la FARC, organización en tránsito a partido político abierto sin armas; además dirigentes del Partido Comunista Colombiano PCC,  Semanario VOZ, Central Unitaria de Trabajadores CUT, Polo Democrático, Alcaldesa Local  y Ediles y demás autoridades locales.

Momento para destacar el homenaje y reconocimiento a luchadores del movimiento agrario que encabezó el histórico lider Juan de la Cruz Varela y todo el conjunto de dirigentes y sus familias, a las mujeres, y las nuevas camadas de dirigentes de la nuevas generaciones, cuya misión es continuar la batalla por la implementación del Acuerdo de Paz y en especial la Reforma agraria integral para beneficiar al campesinado colombiano.

Agradecimientos a la comunidad sumapaceña por la invitación y gran acogida en esta conmemoración. Salud y vida para tanta gente linda.

Escuche aquí el audio: 

Sintrapaz

JUan de la Cruz Varela, lider agrario histórico. Honor y gloria.
JUan de la Cruz Varela, lider agrario histórico. Honor y gloria.

Sintrapaz.2

Julián Conrado con sus canciones de paz.
Julián Conrado con sus canciones de paz.

Contacto:  3114778351