Denuncian incitación a la violencia en iglesias de Venezuela

VTVCaracas, 13 abr (PL) La venezolana Doris Infante, secretaria general de la Asociación de Víctimas (Asovic), del golpe de Estado de abril de 2002, acusó al Arzobispo de Caracas, Jorge Urosa Savino, de incitar a la violencia en varias iglesias católicas de Venezuela.

Infante, que perdió una pierna a consecuencia de un disparo recibido durante los cruentos hechos ocurridos hace 15 años en el capitalino puente Llaguno, enfatizó en que los templos deben formar parte de la paz y para recordar en oración a Jesucristo en la temporada de Semana Santa, y no para incitar a la violencia.

En entrevista concedida al canal Venezolana de Televisión (VTV), la secretaria general de Asovic denunció que el cardenal Urosa Savino incita a los curas para llamar a la violencia, y que ‘ese es un problema psicológico que el padre Urosa le está creando a la población venezolana’.

Varios representantes de movimientos sociales confirmaron que durante la misa celebrada la víspera en la Basílica de Santa Teresa, el cardenal Urosa Sabino utilizó su investidura para emitir ‘un discurso divisionista y cargado de proselitismo político a favor del plan golpista’ que ejecuta la derecha venezolana contra el gobierno bolivariano.

El diputado Juan Carlos Alemán, en entrevista con VTV, repudió estas declaraciones del arzobispo católico durante la liturgia, después que calificara de ‘manifestaciones pacíficas’ a los actos vandálicos que cometen los grupos violentos al servicio de la ultraderecha opositora en distintas ciudades del país contra patrimonio privado y público.

Alemán cuestionó que el prelado, ‘un hombre que se debe a la paz y a la reconciliación, haya calificado de pacíficas estas acciones violentas’.

Por su parte, el sacerdote jesuita Numa Molina hizo un llamado a los representantes de la iglesia católica, quienes deben promover el diálogo entre el pueblo.

‘El primer término de los obispos es dirigirse a los hombres y entablar y promover el diálogo con ellos’, expresó el sacerdote Molina durante una entrevista en el programa En tres y dos, que transmite VTV.

‘Yo existo como sacerdote porque existe un pueblo sacerdote y yo he elegido servirle a ese pueblo, mi misión es servirle a ese pueblo, yo le sirvo respetándolo, amándolo, acompañándolo, escuchándolo, no dividiéndolo; la iglesia no es para dividir, es para que la gente se encuentre’, expresó el padre Molina.

El miércoles último, al término de la homilía del cardenal Urosa Savino, grupos violentos, alentados por la opositora María Corina Machado y el diputado derechista Richard Blanco, crearon desórdenes dentro de la iglesia, que obligó a las autoridades a intervenir para restaurar el orden.

arc/mfm

Anuncios