Aplicación de pacto de paz necesita gran impulso, senador colombiano

Por Adalys Pilar Mireles

IVAN_CEPEDA_CASTRO

Bogotá, 13 abr (PL) El senador colombiano Iván Cepeda advirtió hoy que la aplicación de los acuerdos con las FARC-EP, aún incipiente, necesita un gran impulso y que serán los sectores amantes de la paz quienes deberán respaldarlos y defenderlos de sus adversarios.

  Queda aún mucho camino en el ámbito normativo a fin de tramitar y expedir las leyes indispensables en la actual etapa, además es preciso crear las condiciones para la reincorporación plena de los miembros de esa guerrilla a la vida civil, comentó el legislador en declaraciones a Prensa Latina.

Cepeda explicó que aunque en el Congreso fueron aprobadas normas importantes, todavía faltan algunas que constituyen la base de los pactos entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP), como las que atañen a la proyectada reforma rural integral, la sustitución de cultivos de uso ilícito y el desarrollo de la reforma política.

En relación con las zonas y puntos transitorios de normalización -agregó-, donde están concentrados los antiguos combatientes, son evidentes los retrasos en la construcción de las instalaciones y la adaptación de dichos parajes para que sean habitables.

El parlamentario y reconocido defensor de derechos humanos insistió en que terminar las obras en los campamentos provisionales dentro de 14 departamentos debe ser prioridad, también comenzar a prever o diseñar cómo será el funcionamiento de dichos espacios una vez finalizado el desarme de los insurgentes.

El Ejecutivo y las FARC-EP tendrán que llegar a un arreglo sobre la continuidad de tales escenarios o algunos de ellos más allá de ese momento, subrayó el congresista, uno de los promotores de los diálogos con la insurgencia.

Al referirse a las amenazas que rondan las gestiones a favor de la distensión alertó nuevamente que hay sectores interesados en evitar y sabotear la implementación de todo lo concertado.

Existen fuerzas que persiguen la continuidad de la guerra y que han hecho innumerables esfuerzos por impedir que el proceso pacificador llegue hasta el punto en el que está ahora, denunció.

En su opinión aunque es deseable o ideal un consenso nacional, son los simpatizantes de la paz quienes deberán crear las condiciones para que desaparezca definitivamente el conflicto en todas sus expresiones.

El pasado 24 de noviembre el presidente Juan Manuel Santos y el líder de las FARC-EP, Timoleón Jiménez, suscribieron el tratado definitivo con el que se comprometieron a acabar los enfrentamientos y hostilidades tras más de medio siglo de confrontación entre ambas partes.

Resta un convenio similar con el igualmente rebelde Ejército de Liberación Nacional (ELN), menos numeroso que la primera guerrilla pero activo hace medio siglo.

Al referirse a los desafíos de cara a las venideras elecciones presidenciales de 2018 Cepeda admitió que los comicios y sus resultados tendrán indudablemente una repercusión en las políticas de paz, pero adelantó que los grupos de izquierda y progresistas estarán movilizados para elegir a un gobernante que garantice su continuidad.

El acuerdo de noviembre ha provocado ya cambios en los territorios y no será sencillo revertir lo alcanzado, enfatizó.

La guerra ha dejado alrededor de 300 mil muertos, casi siete millones de desplazados de sus lugares de origen y al menos 60 mil desaparecidos.

Unos siete mil guerrilleros de las FARC-EP están agrupados en los mencionados puntos y zonas donde abandonarán el armamento en su poder y se prepararán para su reincorporación a la sociedad.

rc/ap

Anuncios