Desafiante etapa de postconflicto que recién comienza: Santos

col-santos-cumbrenobelpaz

Por Adalys Pilar Mireles

Bogotá, 2 feb (PL) El presidente Juan Manuel Santos reiteró hoy que el futuro de Colombia será promisorio sin el lastre de la guerra interna y definió como desafiante la etapa de postconflicto que apenas comienza.

Al dar la bienvenida a los participantes en la XVI Cumbre Mundial de Premios Nobel de la Paz, el mandatario aseguró que llegaron a una nación diferente a la que existía hace apenas meses cuando todavía estaba vigente la confrontación (con las FARC-EP), ‘entre hijos de una misma tierra’, afirmó.

En su discurso el gobernante comentó que los colombianos lograron lo que parecía imposible al firmar el pacto definitivo para terminar los enfrentamientos y hostilidades con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) y estar a punto de iniciar conversaciones oficiales con el igualmente insurgente Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Más de seis mil hombres y mujeres de las FARC-EP, mayor guerrilla del país, están concentrándose en este momento en diversas zonas del territorio nacional para desarmarse y preparar su reincorporación a la vida civil, enfatizó el jefe de Estado.

Los miembros de esa organización deberán permanecer en 26 escenarios (16 zonas y siete puntos) para abandonar el armamento en su poder luego de más de medio siglo de conflagración.

Otra buena noticia es que el venidero martes comenzarán en Quito, Ecuador, las pláticas formales entre representantes gubernamentales y del ELN, el último movimiento guerrillero del continente, que nos permitirán alcanzar la paz completa, insistió el ocupante de la Casa de Nariño.

Santos subrayó que no obstante a lo avanzado, el mayor desafío será implementar todo lo consensuado y mencionó como retos la proyectada transformación de las áreas rurales, la aplicación del programa de sustitución de cultivos de uso ilícito, el desminado y la propia reintegración social de los antiguos combatientes.

Ejecutar el sistema integral para satisfacer los derechos de las víctimas (esclarecimiento de la verdad, justicia transicional, reparación de los daños causados y garantías de no repetición), será una de las prioridades del período actual, adelantó.

Los perjudicados de forma directa por la contienda nos enseñaron a perdonar, a ser generosos y a buscar la reconciliación, expresó el dignatario laureado con el Premio Nobel de la Paz en diciembre de 2016.

Una treintena de galardonados con igual distinción asisten a la cumbre que tiene como sede principal a Corferias, en el corazón de esta capital.

Personalidades de la talla de la guatemalteca Rigoberta Menchú expondrán sus experiencias durante cuatro días en campos que abarcan desde la lucha contra las minas antipersonales y las armas nucleares hasta los derechos de los niños y las mujeres.

Los delegados debatirán, además, en torno a la necesidad del diálogo y al rol de la juventud y la educación en un período de transición como el que vive Colombia.

En la ceremonia de apertura Bogotá fue declarada ‘Ciudad de la paz’ por ser anfitriona de la cita y epicentro de las gestiones para acabar la confrontación bélica que ha dejado alrededor de 300 mil muertos, casi siete millones de desplazados de sus lugares de origen y al menos 60 mil desaparecidos. Es la primera vez que Latinoamérica acoge esta reunión anual, efectuada en distintos sitios del orbe desde 1999.

oda/ap

Anuncios