Cómo Odebrecht logró la adjudicación de la vía Ocaña-Gamarra

El 5 de agosto de 2013, la empresa brasileña Odebrecht contrató al exsenador Otto Nicolás Bula Bula para que lograra que esa compañía obtuviera la adjudicación del contrato para la construcción de la vía Ocaña-Gamarra, convenio que finalmente le fue entregado.

bula


Bula fue senador de la República para el periodo legislativo comprendido entre 1998 y 2002. Nació en Sahagún (Córdoba) hace 49 años, y previo a su captura se desempeñaba como ganadero.

La Fiscalía sostiene que Odebrecht le pagó al exparlamentario, identificado en clave por la multinacional como ‘Buldócer’, una suma cercana a los 4.6 millones de dólares para que consiguiera la adjudicación.

Según las declaraciones que fueron entregados por los directivos, ante la Corte del Distrito Este de Estados Unidos Odebrecht habría pagado 11 millones de dólares en sobornos en Colombia entre 2009 y 2014. De acuerdo con un informe de la Fiscalía de Colombia, conocido en exclusivo por COLPRENSA, dichas confesiones comprenden 80 páginas, y los funcionarios señalaron que la firma habría obtenido ganancias por más de 50 millones de dólares, derivado de los proyectos en las obras que efectuó los millonarios sobornos.

La Fiscalía estableció que el primer soborno hecho en el país se produjo en la suscripción irregular del contrato para la obra del Tramo Dos de la Ruta del Sol, firmado entre Odebrecht y el INCO en 2009. Mientras que el segundo tiene que ver con la adjudicación de la vía Ocaña-Gamarra, mediante los Otrosí 003 y 006.

Según indica el documento, que fue leído en la audiencia reservada de imputación de cargos del exsenador, inicialmente la obra de la vía Puerto Berrío-Ruta del Sol sería sometida a una licitación. Sin embargo, en un solo día se hizo una adición para variar la ruta, y finalmente se construyó la vía Ocaña-Gamarra, adjudicación en la que habría intervenido Odebrecht por medio de Bula Bula.

“Otto Bula fue contratado para contactar a Alcaldes locales, funcionarios públicos, Gobernadores, congresistas, Ministerios y líderes regionales, con la finalidad de lograr la adición del mencionado contrato (…) Se puede concluir que la labor del señor Bula fue efectiva, dado que la adición de este contrato se materializó con los Otrosí 003 y 006”, señala la Fiscalía.

Según establecieron los fiscales de la Unidad Anticorrupción, el contrato entre Odebrecht y Otto Bula fue elaborado de tal forma que tuviera “apariencia de legalidad”, pero tras las confesiones hechas por los directivos de la multinacional ante la justicia norteamericana se reveló que la Oficina de Asuntos Estructurales (mecanismo a través del cual se realizaron los sobornos) era ilegal, y en once países se realizaron los pagos irregulares.

“Odebrecht creó una Oficina en la que se hacían los sobornos y se destinaban los dineros a cuentas en Panamá y Andorra (…) Los 4.6 millones de dólares – que habrían sido pagados a Bula- fueron consignados en cuentas en el exterior, donde se guardó el mismo modus operandi que tenía esta firma en otras operaciones”, señala la Fiscalía.

¿CÓMO CONSIGUIÓ EL CONTRATO?

El 5 de diciembre de 2016 acudió ante la Fiscalía un exdirectivo de Odebrecht en Colombia identificado como Yezid Augusto Arocha, el ahora testigo de la Fiscalía le explicó al ente investigador que Bula fue contratado bajo la modalidad de “honorarios por resultados o cuota de éxito”, para aparentar legalidad de la operación.

Arocha dijo a la Fiscalía que Bula le aseguró a la firma que podía conseguir el referido contrato sin necesidad de una licitación, gracias a sus amistades y relaciones en las esferas pública y privada.

“Se encontró un documento en el que identifican al señor Bula como ‘Buldócer’, y en el reporte hay un registro de las empresas a las que se consignó el dinero desde febrero de 2014, hasta septiembre (…) fue contratado como un reconocido Senador de la República con largo recorrido tanto en el sector público, como privado, y que por sus conocimientos podía brindar asesoría a Odebrecht para obtener esa licitación”, señala la Fiscalía, tras escuchar al exfuncionario de la firma, quien busca llegar a un principio de oportunidad.

Yezid Arocha, además, le entregó a la Fiscalía una declaración rendida por el presidente de la compañía en Colombia, Eleuberto Martorelli, ante las autoridades de extranjeras.

Martorelli dice en su declaración entregada por Arocha, que desde 2012 la Agencia Nacional de Infraestructura venía siendo “presionada” para realizar la vía Ocaña-Gamarra, y en varias ocasiones la ANI cuestionó si había algún “interés particular”, en hacer dicha obra.

“En 2012 fui presentado ante el exsenador Otto Bula, de quien decían que tenía gran influencia en los círculos políticos y empresariales de Colombia, y serviría como ‘lobbysta’; este encuentro ocurrió en las oficinas de Odebrecht en Bogotá. Posteriormente Otto Bula comenzó a reunirse conmigo para determinar qué proyecto podía intervenir en el paquete de más de 30 carreteras que iba a entregar la ANI”, señaló Martorelli, en la declaración recopilada por la Fiscalía.

Según el exdirectivo de la firma brasileña, Otto Bula tenía como función principal “visitar” a los senadores y hacer ‘lobby’ a los funcionarios encargados de hacer la adjudicación de la ampliación del contrato de la Ruta del Sol. En ese sentido, Martorelli se habría reunido en varias ocasiones con Bula, para ver cómo avanzaba el proceso para obtener la adjudicación.

“Otto Bula seguía haciéndome visitas en la oficina, él decía que estaba usando sus relaciones para lograr la adjudicación. En su reporte dijo que fue a las Comisiones Tercera, Cuarta y Sexta, y que muy prontamente llamarían a un debate de control político al presidente de la ANI, Luis Fernando Andrade Moreno, y al ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, con el objetivo de presionarlos. Entre agosto y octubre de 2013 el Ministro de Hacienda fue convocado seis veces. También el director de la ANI me pidió en una reunión que ‘no los presionara más’ con los parlamentarios para viabilizar el proyecto, esto demostraba que Otto Bula estaba actuando con los agentes políticos. Sin embargo, él no me quiso revelar que personas eran las que las que apoyaban su trabajo”, dijo Martorelli.

Entre las pruebas que documentó la Fiscalía contra Bula también reposan las declaraciones hechas por el director de la ANI, Luis Fernando Andrade, quien le manifestó a la Fiscalía en entrevista juramentada que sostuvo varias conversaciones con congresistas de Norte de Santander y de la Costa, sobre el mencionado contrato.

“De los parlamentarios de Norte de Santander recuerdo que tuve conversaciones con el senador Manuel Guillermo Mora y los representantes Alejandro Chacón y Ciro Rodríguez, este último oriundo de Ocaña; del Cesar yo recuerdo que tenía gran interés el representante Alfredo Cuello Baute, y del departamento de Córdoba el senador Bernardo Elías, pude haber tenido conversaciones con otros, pero no lo recuerdo”, le dijo Andrade a la Fiscalía.

Pese a lo dicho por el funcionario estatal, la Fiscalía aún no establece si los mencionados congresistas estarían relacionados con los sobornos de Odebrecht, e incluso Eleuberto Martorelli señaló en su declaración que Otto Bula no le comentó cómo empleó los 4.6 millones de dólares entregados por Odebrecht.

“Otto Bula tampoco nunca me contó si uso los 4.6 millones de dólares para pagar a otros funcionarios públicos”, señaló Martorelli.

La Fiscalía investiga cuál fue el uso de la millonaria suma que le fue entregada por la firma brasileña a Bula Bula para lograr que Odebrecht pudiera construir la vía. Según se ha conocido, pese a que el exsenador no aceptó los cargos de cohecho por dar u ofrecer y enriquecimiento ilícito, su equipo jurídico busca una negociación con el ente investigador para revelar el paradero de los 4.6 millones de dólares.

Anuncios