Gobierno colombiano y FARC-EP en diálogo sin pausa por nuevo acuerdo

farc-reunion


Bogotá, 6 nov (PL) El actual ciclo de conversaciones entre el Gobierno colombiano y las FARC-EP concluirá cuando esté listo el nuevo acuerdo de paz con modificaciones sugeridas por promotores del voto negativo en el plebiscito, subrayó hoy el diario El Tiempo.

Según el periódico de circulación nacional, tal consenso podría estar terminado este mismo mes; en días previos, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, adelantó que el documento ya reajustado pudiera divulgarse antes de Navidad.

A fin de acelerar los análisis en torno al texto, el mandatario ordenó la víspera a sus voceros trabajar en una suerte de cónclave permanente con la contraparte, pláticas que tienen como sede a Cuba, garante del proceso de paz desde 2012.

El gobernante explicó que las más de 500 propuestas realizadas por detractores del documento suscrito en Cartagena de Indias fueron agrupadas en unos 57 ejes temáticos, con el objetivo de facilitar las discusiones en la capital cubana.

Tanto el Gobierno como las insurgentes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) están convencidos de que los cambios y precisiones dejarán satisfecha a la mayoría del país, incluyendo a fuerzas que impulsaron el No, comentó la publicación.

El pasado 26 de septiembre en Cartagena de Indias, Santos y el líder de esa agrupación guerrillera, Timoleón Jiménez, rubricaron el llamado Acuerdo Final, fruto de casi cuatro años de conversaciones en La Habana, con el que se comprometieron a acabar un largo conflicto bélico.

Posteriormente venció el No en el plebiscito del 2 de octubre, convocado para validar por la vía popular ese conjunto de convenios; lo que obligó a abrir un debate nacional con vistas al eventual arreglo de dicho trato.

Hay un menú de fórmulas (…) vamos a ver con las FARC-EP una por una para mirar dónde hay posibilidad de aceptar cosas y dónde podemos sugerir precisiones, dijo a El Tiempo uno de los delegados del Ejecutivo en las discusiones con dicho grupo insurgente, el principal involucrado en la guerra interna.

Entre las proposiciones aparece fijar un límite al funcionamiento de la Jurisdicción Especial para la Paz (aplicará la justicia transicional); aclarar el concepto de expropiación administrativa, y precisar las condiciones en las que cumplirán la restricción efectiva de libertad quienes sean responsables de delitos graves ocurridos durante el conflicto, amplió el rotativo.

Una vez esclarecidos esos puntos y otros, Gobierno y FARC-EP esperan que el pacto de paz supere el apoyo que obtuvo en el plebiscito, cuando el Sí alcanzó el 49,78 por ciento de respaldo.

En la última encuesta de Gallup, el 77 por ciento de los entrevistados estuvo a favor de perseverar en los diálogos hasta lograr un consenso definitivo, que cierre de una vez la confrontación con esa guerrilla.

Por otro lado, los participantes en las multitudinarias marchas realizadas en esta capital y otras populosas ciudades han insistido en el reclamo de ÂíAcuerdo Ya!

jha/ap

Redacción Canadá

Anuncios