Apoyo popular al presidente Maduro signa semana en Venezuela

venenzuela_nmaduro
Nicolás Maduro

Caracas, 29 oct (PL) Multitudinarias marchas de apoyo al presidente Nicolás Maduro y en rechazo a las conspiraciones de la oposición para subvertir el orden democrático aquí, signan la semana que concluye hoy en Venezuela.

Este sábado, como en las recientes jornadas, millares de ciudadanos se movilizarán en las parroquias (barrios) de la capital, donde también repudiarán la actitud lacaya de la derecha que, con apoyo de extremistas de los círculos de poder en Estados Unidos, intentan viabilizar una intervención en la nación suramericana.

Durante una sesión extraordinaria el pasado domingo, la Asamblea Nacional (AN), a instancias de su presidente Henry Ramos Allup, debatió como único punto la restitución de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

De ese modo, la oposición respondió a la decisión del Consejo Electoral Nacional (CNE) de suspender la recolección del 20 por ciento de la voluntad popular, para activar un referendo revocatorio contra el jefe de Estado.

El CNE así lo determinó debido a las querellas penales contra la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática, por falsa atestación ante funcionario público, aprovechamiento de acto falso y suministros de datos falsos al Poder Electoral, durante la recogida del 1 por ciento, primera etapa del proceso.

El Parlamento (de mayoría opositora), que actúa en desacato tras violar disposiciones del Tribunal Supremo de Justicia, centró sus debates en el supuesto abandono del cargo y posible doble nacionalidad del presidente constitucional, antes de aprobar un acuerdo de seis puntos, en el cual desconoce los poderes legalmente constituidos.

Los diputados del Bloque Parlamentario de la Patria en la AN rechazaron la aprobación del documento, que comprende la posibilidad de abrir un juicio político contra el legítimo mandatario de la nación, aunque no está comprendido en la Constitución venezolana.

De manera espontánea, seguidores del Gobierno bolivariano irrumpieron en la sede del hemiciclo y, luego de varios minutos de tensión, se retiraron a las adyacencias del Palacio Federal Legislativo, donde permanecieron protestando contra las disposiciones de los parlamentarios opositores.

Desde entonces, se sucedieron marchas y concentraciones en todo el país para repudiar la intentona golpista contra Maduro, quien en ese momento realizaba una gira internacional de trabajo para estabilizar los precios del petróleo, que terminó en el Vaticano, donde se reunió con el Papa Francisco.

A su regreso, durante cuatro días, el presidente recibió en Miraflores (sede del Gobierno) a millares de manifestantes, que respondieron a la convocatoria del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) para permanecer movilizados en defensa de la democracia y las instituciones del Estado.

Maduro reiteró en cada uno de los encuentros el llamado del Gobierno a un diálogo con la oposición por la paz en el país y estableció el Consejo de Defensa Nacional, al cual concurrieron todos los titulares de los poderes de la nación, excepto Ramos Allup.

El Consejo sesionará de manera permanente, para adoptar estrategias contra el intento de golpe de Estado perpetrado en la AN y enfrentar a sectores extremistas de la oposición, que intentan boicotear el diálogo Gobierno-oposición, previsto para mañana en Isla de Margarita, estado Nueva Esparta.

Precisamente, las movilizaciones de la jornada sabatina, además de reiterar el apoyo al Gobierno, respaldarán el inicio de las negociaciones en esa región insular al noreste del país.

Al respecto, el vicepresidente ejecutivo, Aristóbulo Istúriz, declaró por medio de su cuenta en la red social Twitter que independientemente del resultado de las conversaciones, ‘el pueblo venezolano continuará movilizado, hasta tener garantías de paz y orden democrático aquí’.

Desde ya, esta convocatoria de Istúriz, en representación del PSUV, más el encuentro en Isla Margarita y la demanda del Gobierno contra el proceder golpista de la AN, anunciada por Maduro, acaparan la atención mediática a la vida política de Venezuela.

ymr/raj

Redacción Canadá

Anuncios