Evo Morales llama a acabar con golpes de Estado

El presidente boliviano, Evo Morales, llamó hoy aquí a acabar con los golpes de Estado en Latinoamérica y el mundo, en su mayoría propiciados por las embajadas de Estados Unidos.

Al inaugurar la IX Conferencia de los ministros de Defensa de las Américas, Morales recordó que en 2008 su gobierno fue víctima de esos planes, organizados por el representante de Washington, Philip Goldberg, a quien expulsó del país.

También la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA), agregó, respaldó a los grupos conspiradores, por lo que también cesaron sus operaciones en el país andino.

Morales rememoró que hasta la fecha fueron registradas esas asonadas en Venezuela (2002), Bolivia (2008), Honduras (2009) y recientemente en Ecuador. Sólo en Tegucigalpa, aclaró, tuvieron éxito, cuando el imperio norteamericano impuso un gobierno ilegal y antipopular.

El dignatario reflexionó sobre la agenda del foro de los titulares de las carteras de Defensa sobre el mantenimiento de un clima de paz y seguridad a favor de las democracias en la región, lo cual no es posible si se estimulan y organizan golpes de Estado.

Un desafío de esta IX Conferencia, remarcó, es que terminen los golpes de Estado en América Latina y el mundo. Esas maniobras, añadió, ahora están dirigidas a desestabilizar a gobiernos revolucionarios.

Al respecto, Morales condenó la más reciente reunión de la ultraderecha en Washington, el pasado 17 de noviembre, en la que algunos congresistas como el republicano Connie Mack alentó el magnicidio contra el presidente venezolano, Hugo Chávez.

Aseveraciones como esa, dijo, son propias de un asesino confeso, a quien responsabilizo si atentan contra la integridad física del presidente hermano (Chávez).

Morales condenó además que, en 1962, la Organización de Estados Americanos (OEA) haya expulsaso a Cuba por el carácter socialista de su Revolución, una medida que hoy llaman a adoptar los nuevos enemigos de procesos similares en Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua.

A su juicio, la actual doctrina del imperialismo es contra la Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América (ALBA), un mecanismo de integración que propicia la complementariedad y la solidaridad, lejos de la competitividad.

“Estamos en la época de la descolonización, donde la democracia, la paz y la seguridad deben ser garantizadas por los propios pueblos, con soberanía, sin intervencionismos”, remarcó.

Morales también instó a un profundo debate de la Conferencia sobre la necesidad de eliminar las bases militares extranjeras en la región, que utilizando como pretexto la lucha contra el narcotráfico avasallan a los indígenas originarios y sus luchas por reivindicaciones sociales.

Al respecto recordó que, en sus años de parlamentario, intentaron obligarlo a firmar una resolución que garantizaba total inmunidad a los funcionarios estadounidenses en Bolivia, una carta abierta para matar en el caso de las fuerzas especiales antidrogas, opinó.

La nueva democracia en Bolivia, agregó, se sustenta en la primera Constitución Política del Estado aprobada en las urnas por el pueblo en 2009, y que defiende los principios de soberanía, igualdad social y equidad.

Sobre otro de los temas de la cita de ministros de Defensa, la cooperación regional ante desastres naturales, Morales responsabilizó al sistema capitalista de los daños a la Madre Tierra (Pachamama).

También alertó que el ser humano no podría subsistir sin el planeta, de ahí la responsabilidad de todos -y no sólo de las fuerzas armadas- de preservar el medio ambiente, ante el desarrollo irracional y la explotación desmedida de recursos naturales por parte de los países industrializados.

En la apertura del encuentro, el ministro de Defensa de Bolivia, Rubén Saavedra, precisó que paz, equidad y cooperación serán los ejes temáticos de las deliberaciones hasta el próximo jueves.

Asimismo recordó la necesidad de brindar mayores espacios de participación a mujeres e indígenas en las filas de las instituciones castrenses.

La primera conferencia de ministros Defensa de las Américas se celebró en 1995, en la localidad de Williamsburg, Estados Unidos.

Los otros encuentros tuvieron por sede Bariloche, Argentina (1996), Cartagena, Colombia (1998), Manaus, Brasil (2000), Santiago, Chile (2002), Quito, Ecuador (2004), Managua, Nicaragua (2006) y a Banff, Canadá (2008).

(Con información de Prensa Latina)

 

Anuncios